Los mejores castillos y palacios de Dinamarca

Dinamarca, una nación con una rica historia que se remonta a la era vikinga, es el hogar de algunos de los castillos y palacios más impresionantes y bien conservados de Europa. Estos lugares no solo sirven como cápsulas del tiempo que nos transportan a diferentes eras, sino que también ofrecen una ventana a la rica herencia cultural, las tradiciones reales y los magníficos logros arquitectónicos daneses.

Este post haremos un recorrido por los castillos y palacios más destacados de Dinamarca. Desde la grandiosa elegancia del Palacio de Frederiksborg hasta la imponente presencia del Castillo de Kronborg, cada lugar promete una aventura única repleta de historia, arte y arquitectura.

Palacio de Frederiksborg

PALACIO DE FREDERIKSBORG

El Palacio de Frederiksborg, situado en el corazón de Hillerød, es una obra maestra del Renacimiento nórdico. Construido en el siglo XVII por orden del Rey Christian IV, este palacio no solo servía como residencia real sino también como un símbolo del poder y la riqueza de Dinamarca. Con sus torres puntiagudas, reflejos en el lago circundante y jardines meticulosamente cuidados, Frederiksborg encanta a sus visitantes con su belleza estética y riqueza histórica.

El palacio alberga el Museo Nacional de Historia, donde se puede hacer un recorrido por la historia danesa a través de retratos, pinturas históricas, y mobiliario. Uno de los eventos más espectaculares es la iluminación de Navidad, donde el palacio y sus jardines se transforman en un cuento de hadas invernal.

¿Cómo llegar?

Ubicado a aproximadamente 30 km al norte de Copenhague, llegar al Palacio de Frederiksborg es sencillo tanto en coche como en transporte público. La estación de tren más cercana, Hillerød, ofrece conexiones frecuentes con Copenhague, seguido de un corto paseo o un viaje en autobús hasta el palacio.

Castillo de Kronborg

CASTILLO DE KRONBORG

El Castillo de Kronborg, conocido mundialmente por ser el escenario de la obra de Shakespeare, «Hamlet», es uno de los castillos renacentistas más importantes de Europa del Norte. Situado en Helsingør, al extremo noreste de la isla de Selandia, este imponente castillo data del siglo XVI. Originalmente construido como una fortaleza destinada a controlar la entrada al mar Báltico, Kronborg ha sido testigo de numerosos eventos históricos, siendo incluso capturado brevemente por las fuerzas suecas en el siglo XVII.

Curiosidades

  • Kronborg es parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2000, reconocido por su importancia arquitectónica y como símbolo del poder renacentista.

  • Cada verano, el castillo cobra vida con la representación de «Hamlet» en sus terrenos, atrayendo a actores y espectadores de todo el mundo.

  • Los sótanos del castillo albergan la estatua de «Holger el Danés», un héroe legendario que, según cuenta la leyenda, despertará y defenderá a Dinamarca en caso de peligro.

¿Cómo llegar?

Este castillo está a solo un corto viaje en tren desde Copenhague, aproximadamente a 45 minutos. Los visitantes pueden tomar un tren directo hacia Helsingør desde la estación central de Copenhague y disfrutar de un paseo desde la estación de tren de Helsingør hasta el castillo, el cual ofrece vistas espectaculares del estrecho de Øresund y de la cercana Suecia.

Castillo de Rosenborg

Castillo de Rosenborg

El Castillo de Rosenborg, ubicado en el corazón de Copenhague, fue construido en el siglo XVII como una residencia de verano para el rey Christian IV. Con su impresionante arquitectura renacentista y rodeado por los hermosos Jardines del Rey, el castillo es ahora un museo público que alberga algunas de las más grandes riquezas culturales de Dinamarca, incluyendo las Joyas de la Corona.

Curiosidades:

  • Rosenborg alberga una impresionante colección de tapices, que retratan las batallas entre Dinamarca y Suecia.

  • Dentro de sus muros se encuentra la «Sala de los Caballeros», que contiene los tronos reales y las figuras de tres leones de plata, símbolos de la monarquía danesa.

  • El castillo también es famoso por su Gabinete Verde, que contiene curiosidades de todo el mundo recolectadas por los monarcas daneses a lo largo de los siglos.

¿Cómo llegar?

Situado convenientemente en el centro de Copenhague, Rosenborg está a un corto paseo de las principales atracciones de la ciudad, como el Jardín Botánico y la Galería Nacional de Dinamarca. Es fácilmente accesible a pie, en bicicleta o utilizando el transporte público de la ciudad.

Castillo de Egeskov

Castillo de Egeskov

Egeskov es conocido por ser uno de los castillos renacentistas mejor conservados de Europa, que data del siglo XVI. Ubicado en la isla de Fionia, su particularidad reside en su construcción sobre pilares de roble en medio de un lago, lo que le da un aspecto de cuento de hadas. Los jardines de Egeskov, reconocidos entre los más bellos de Europa, incluyen un laberinto y una colección impresionante de plantas, árboles, y flores.

Egeskov no solo es famoso por su arquitectura y jardines, sino también por albergar eventos culturales y de entretenimiento durante todo el año, incluyendo exposiciones de autos clásicos y festivales de música.

Para las familias, hay áreas de juegos temáticos y actividades interactivas en los jardines, haciendo de Egeskov un destino perfecto para todas las edades.

¿Cómo llegar?

Para llegar a Egeskov desde Copenhague, los visitantes pueden tomar un tren hasta Odense y luego un autobús directo al castillo. El viaje ofrece una excelente oportunidad para disfrutar de los pintorescos paisajes daneses.

Palacio Amalienborg

PALACIO AMALIENBORG

El Palacio Amalienborg, en Copenhague, es la residencia de invierno de la familia real danesa. Este complejo palaciego consiste en cuatro edificios de estilo rococó dispuestos alrededor de una plaza octogonal; su elegancia y simetría son un deleite para la vista. Una de las tradiciones más fascinantes aquí es el cambio de guardia diario, que ocurre al mediodía, cuando los guardias reales marchan desde su cuartel a Amalienborg al ritmo de la música.

Amalienborg no solo destaca por su arquitectura, sino también por su accesibilidad pública, ofreciendo a los visitantes una visión única de la vida de la realeza. El museo de Amalienborg dentro del complejo ofrece una mirada íntima a la historia de la familia real danesa, con exposiciones de objetos personales y fotografías históricas.

¿Cómo llegar?

Amalienborg está situado en el centro de Copenhague, cerca de otras atracciones principales como la iglesia de Mármol y el puerto de Nyhavn. Es fácilmente accesible a pie o en transporte público, y se recomienda a los visitantes coincidir su visita con el cambio de guardia para una experiencia más rica.

Palacio de Augustenborg

Palacio de AugustenborgSituado en la isla de Als, al sur de Dinamarca, el Palacio de Augustenborg es famoso por su historia que se remonta al siglo XVII. A lo largo de los años, ha servido como residencia ducal, hospital y escuela. Aunque hoy en día partes del palacio se utilizan para eventos y como oficinas, su arquitectura barroca y los jardines siguen abiertos al público.

La región circundante es conocida por su belleza natural y ofrece numerosas oportunidades para actividades al aire libre, incluyendo senderismo y ciclismo.

No muy lejos del palacio, los visitantes pueden explorar las históricas ciudades de Sønderborg y Flensburg, esta última ya en Alemania.

¿Cómo llegar?

Se puede llegar a él en coche o en transporte público desde las principales ciudades danesas, incluyendo una conexión de ferry si se viaja desde Copenhague.

Palacio de Marselisborg

El Palacio de Marselisborg, ubicado en Aarhus, la «ciudad de las sonrisas», sirve como la residencia de verano de la reina Margarita II. Cuando la familia real no está en residencia, los jardines del palacio están abiertos al público, ofreciendo una rara oportunidad de pasear por los bien cuidados terrenos que normalmente son un espacio privado. Los jardines del Palacio de Marselisborg son conocidos por su diversidad botánica y sus esculturas al aire libre.

Durante la Navidad y otras festividades, el palacio a menudo alberga exposiciones y mercados que reflejan las tradiciones culturales danesas.

¿Cómo llegar?

El palacio y sus jardines están situados dentro de la ciudad de Aarhus, fácilmente accesibles en transporte público o en coche. La mejor época para visitar es durante el verano, cuando los jardines están en plena floración y hay una mayor probabilidad de que la familia real no esté en residencia.

Palacio de Christiansborg

PALACIO DE CHRISTIANSBORG

Situado en la isla de Slotsholmen en Copenhague, el Palacio de Christiansborg es único, ya que alberga las tres ramas del gobierno danés: el Parlamento danés (Folketinget), la Oficina del Primer Ministro y la Suprema Corte. Además, partes del palacio son utilizadas por la monarquía, incluyendo las Salas de Representación.

El palacio está abierto al público y ofrece tours guiados que abarcan la historia política de Dinamarca, las impresionantes salas de estado y la cocina real. La torre de Christiansborg, la más alta de Copenhague, es de acceso gratuito y ofrece vistas panorámicas de la ciudad.

Christiansborg ha sido reconstruido varias veces después de sufrir incendios devastadores. La versión actual data del siglo XX, con un estilo que mezcla neobarroco y neoclásico.

Una de las atracciones más importantes dentro del palacio es el Tapiz de la Reina, una moderna obra de arte textil que narra la historia de Dinamarca.

Castillo de Nyborg

Castillo de NYBORG

El Castillo de Nyborg, situado en la isla de Fionia, juega un papel crucial en la historia de Dinamarca como uno de los castillos reales más antiguos del país. Fue un elemento importante en la defensa del reino y sirvió como punto de encuentro para los primeros parlamentos daneses, conocidos como «Danehof».

Nyborg Castle está en proceso de renovación y expansión, lo que significa que algunas partes pueden estar inaccesibles, pero esto también ofrece a los visitantes una perspectiva única sobre cómo se conserva y restaura el patrimonio histórico. Se encuentra fácilmente accesible por tren y coche desde las principales ciudades danesas.

Cada año el castillo alberga el festival medieval «Danehof» , reviviendo la atmósfera y los acontecimientos de la Edad Media con mercados, juegos, y banquetes.

Castillo de Aalborghus

CASTILLO AALBORGHUS

Aalborghus Castle, ubicado en la ciudad de Aalborg, fue construido en el siglo XVI por el rey Christian III. Aunque originalmente sirvió como una residencia real y fortaleza, hoy en día es utilizado principalmente por las autoridades gubernamentales y no todas las áreas están abiertas al público.

Sin embargo, los visitantes pueden explorar los terrenos del castillo y los sótanos, que están abiertos durante el verano. Los jardines ofrecen un tranquilo retiro del bullicio de la ciudad y proporcionan una vista encantadora del castillo y sus fortificaciones.

A pesar de su uso gubernamental, Aalborghus Castle tiene una atmósfera histórica palpable, con su puente levadizo y fosos aún intactos, ofreciendo una ventana al pasado medieval de Dinamarca.

Castillo de Rosenholm

Castillo de Rosenholm

Rosenholm Castle, cerca de Hornslet en la península de Jutlandia, es uno de los ejemplos más pintorescos de la arquitectura renacentista danesa. Construido por la familia Rosenkrantz, el castillo data del siglo XVI y está rodeado por un romántico jardín renacentista.

Rosenholm ofrece una variedad de eventos culturales, incluyendo mercados medievales y tours temáticos que permiten a los visitantes sumergirse en la rica historia del castillo y sus antiguos residentes.

¿Cómo llegar?

La forma ideal de llegar a Rosenholm Castle es en coche, aunque también hay opciones de transporte público desde las ciudades cercanas. La visita es especialmente recomendada durante el verano, cuando el castillo y los jardines están plenamente accesibles.

Palacio de Fredensborg

PALACIO DE FREDENSBORG

El Palacio de Fredensborg, ubicado en Zeelandia, sirve como la residencia de la reina durante la primavera y el otoño. Conocido como el «Palacio de la Paz», fue construido en el siglo XVIII y es famoso por sus jardines barrocos, que están entre los más grandes y bellos de Dinamarca.

Los jardines están abiertos al público durante todo el año, pero el interior del palacio solo se puede visitar durante julio, cuando se ofrecen visitas guiadas. Estas visitas son una oportunidad única para ver de cerca la vida de la realeza danesa.

Fredensborg ha sido el escenario de muchos eventos importantes en la historia danesa reciente, incluidas bodas reales, bautizos, y aniversarios.

Castillo de Vallø

Castillo de Vallø

Vallø Castle, ubicado al sur de Copenhague, data del siglo XII y ha sido reconstruido y ampliado varias veces a lo largo de los siglos. Hoy, el castillo alberga una fundación que proporciona residencias para mujeres solteras de nobleza.

Aunque el castillo en sí no está abierto al público, los extensos jardines y el parque circundante sí lo están. El área alrededor de Vallø Castle es conocida por su belleza natural, y los jardines son un lugar perfecto para los entusiastas de la fotografía y los amantes de la naturaleza.

Jægerspris Castle

Castillo de Jægerspris

Jægerspris Castle es un castillo histórico en Zeelandia, conocido por su museo dedicado a la memoria de la Princesa Louise y su esposo, el Príncipe Federico Fernando. Aparte del museo, el castillo está rodeado de bosques extensos y es perfecta para picnics, caminatas, y actividades educativas, especialmente para familias que buscan una experiencia más tranquila y en contacto con la naturaleza.

¿Cómo llegar?

Situado a una distancia razonable en coche o transporte público desde Copenhague, Jægerspris es una excursión ideal para aquellos interesados en la historia danesa y la naturaleza.

Jardines del Castillo de Frederiksborg

Jardines del Castillo Frederiksborg

Anteriormente hemos mencionado el Castillo de Frederiksborg sin embargo no queríamos finalizar este post sin mencionar sus magníficos jardines que cuentan con esculturas y un sistema de canales y fuentes para complementar el castillo. Sin duda son un ejemplo destacado del diseño de jardines de la época y ofrecen un tranquilo escape de la vida moderna.

La primavera y el verano son las mejores épocas para visitar este lugar, cuando los jardines están en pleno esplendor y a menudo son el escenario de conciertos, exposiciones de arte al aire libre y otros eventos culturales, aprovechando su entorno espectacular.