Guía completa para viajar a Dinamarca

Dinamarca es una tierra donde la historia se entrelaza con la modernidad, y la naturaleza se funde con la innovación. Desde las serenas costas del Mar del Norte hasta el vibrante pulso de Copenhague, este país escandinavo es un mosaico de experiencias, cada una prometiendo algo único y memorable. Dinamarca es mucho más que un destino; es una invitación a vivir y respirar el concepto de «hygge», esa sensación danesa de confort y felicidad en las pequeñas cosas de la vida. Viajar a Dinamarca es explorar los vestigios de los vikingos, sí, pero también es sumergirse en una sociedad que valora la igualdad, el diseño innovador y una calidad de vida que se refleja en cada sonrisa de sus habitantes.

Principales Destinos Que Ver en Dinamarca

Puerto de Dinamarca
Copenhague
Vista aérea de Aarhus con la catedral en el centro
Aarhus
Vista de una calle de Odense
Odense
Vista del centro de la ciudad danesa de Aalborg
Aalborg
Estatua ecuestre de Cristián IX de Dinamarca en la ciudad de Esbjerg
Esbjerg
entrada de Legoland Billund
Billund

Organiza tu viaje

Documentación

Descubre los trámites más importantes

Presupuesto

Conoce el presupuesto recomendado para tu viaje

Monumentos

Descubre los lugares más destacados

Transporte

Descubre cómo moverte por Dinamarca

Ruta Vikinga

Explora la cultura vikinga

Gastronomía

Platos, postres y bebidas típicas de Dinamarca

¿Dónde está Dinamarca?

Dinamarca está ubicada en el norte de Europa y forma parte de la región geográfica conocida como Escandinavia.

El país está compuesto por la península de Jutlandia y un archipiélago que incluye grandes islas como Selandia, Fionia y Lolland, y  sirve de puente entre Europa y los países nórdicos. La frontera entre Dinamarca y Alemania está en el sur de la península de Jutlandia y es la única frontera terrestre del país aunque también se puede llegar a Suecia mediante el Puente de Øresund o por ferri.

Dinamarca cuenta con más de 400 islas e islotes sin contar las Islas Feroe ni a las de Groenlandia, que a pesar de pertenecer al Reino de Dinamarca, son consideradas entidades políticas separadas a Dinamarca.

Respecto a la división territorial, el país está estructurado en cinco grandes regiones:

  • Región Capital (Hovedstaden): Incluye Copenhague y es la región más poblada del país.
  • Jutlandia Central (Midtjylland). En esta región se encuentra Aarhus la segunda ciudad más poblada del país.
  • Norte de Jutlandia o Jutlandia Septentrional (Nordjylland): La capital de esta región es Aalborg, la cuarta ciudad más grande de Dinamarca.
  • Zelanda o Selandia (Sjælland): Esta región cubre casi todo la isla de Selandia salvo Copenhague y sus alrededores que pertenecen Región Capital. La ciudad principal de esta región es Roskilde famoso por su museo de barcos vikingos y el festival internacional de música que se celebra cada año en la ciudad.
  • Dinamarca del Sur o Dinamarca Meridional (Syddanmark): Incluye Fionia cuya capital Odense es la tercera ciudad más grande del país y hogar del escritor y poeta Hans Christian Andersen.

¿Por qué viajar a Dinamarca?

Existen innumerables razones  para considerar Dinamarca como un destino turístico imprescindible. Este país cuenta con una riqueza histórica que se remonta a los tiempos de los vikingos y la presencia de la monarquía más antigua de Europa, este país ofrece una ventana al pasado a través de sus castillos medievales, como el Castillo de Kronborg, y sus ciudades con encanto histórico, como Aarhus. Sin embargo, Dinamarca no solo es pasado; es también sinónimo de innovación y diseño, siendo el epicentro del aclamado diseño nórdico que predica por la simplicidad y funcionalidad. Este
legado se vive en cada calle, tienda y museo, especialmente en Copenhague, una ciudad que además lidera la gastronomía innovadora con restaurantes de renombre mundial como Noma. La filosofía de «hygge«, que promueve encontrar felicidad en las pequeñas cosas, impregna el estilo de vida danés, ofreciendo una perspectiva única sobre la búsqueda de la comodidad y la satisfacción en la vida cotidiana.

Además, la impresionante naturaleza de Dinamarca, desde las costas batidas por el viento hasta sus tranquilos bosques y lagos en medio de impresionantes parques nacionales, ofrece un sinfín de oportunidades para los entusiastas de las actividades al aire libre. La sostenibilidad es otra carta de presentación de este destino; Copenhague, con su ambición de convertirse en la primera capital carbono neutral del mundo, es un ejemplo viviente de cómo la sostenibilidad puede integrarse armoniosamente en el urbanismo y la vida diaria, mejorando la calidad de vida tanto para residentes como visitantes. Esta mezcla única de herencia cultural, compromiso con el diseño y la sostenibilidad, junto con una oferta culinaria de primera y un enfoque en el bienestar, hacen de Dinamarca un lugar donde cada
visita promete ser no solo un viaje, sino una experiencia transformadora que
quedará grabada en el corazón de quien la descubra.

¿Cuándo viajar a Dinamarca?

Sin lugar a dudas la mejor época para visitar Dinamarca y disfrutar plenamente de todo su esplendor es durante el verano, principalmente los meses de junio a agosto. Durante esta temporada las temperaturas rondan los 20ºC, con días largos de hasta 17 horas de luz diurna, lo que es ideal para explorar las ciudades y los paisajes rurales de Dinamarca y realizar todo tipo de actividades al aire libre.

Es también la época de festivales en Dinamarca. El país se convierte en un escenario de celebraciones culturales, música, arte y gastronomía. Desde el vibrante festival de Roskilde, uno de los festivales de música más grandes de Europa, hasta las celebraciones más íntimas en pequeñas comunidades, hay eventos para todos los gustos y edades. Estas festividades brindan una ventana única a la cultura danesa, permitiendo a los visitantes no solo ser espectadores sino también parte de la tradición y el espíritu comunitario.

Otro aspecto destacado de visitar Dinamarca en verano es la
oportunidad de experimentar el fenómeno del «sol de medianoche» en
las regiones más septentrionales del país. Esta peculiaridad natural, donde el
sol apenas se pone, ofrece experiencias únicas, como pasear por la playa a
medianoche bajo una luz crepuscular o disfrutar de cenas al aire libre a horas
inusuales, sumergiéndote en un ambiente mágico y surrealista. 

Si estás interesado en visitar Dinamarca en otro momento del año haz clic en el siguiente botón y descubre qué ver y qué hacer en Dinamarca en cada época del año.

Mapa de Copenhague

mapa de barrios de Copenhague

La distribución urbana de Copenhague es como un collage donde la historia se funde con la modernidad. Al pasear por sus calles, te encuentras con una variedad de barrios, cada uno con su propio estilo.

En el centro (Indre By) encontrarás los lugares más icónicos mezclados con tiendas elegantes y cafeterías. Las calles estrechas conducen a plazas amplias, donde la arquitectura antigua y nueva se fusiona, creando una atmósfera dinámica y sofisticada.

A medida que te alejas del centro, descubres barrios diversos, cada uno con su historia y cultura. Desde tranquilas zonas residenciales encantadoras hasta epicentros de la vida nocturna como es el barrio de Vesterbro.

Los barrios de Copenhague están perfectamente conectados por las redes de transporte público y carriles bici de forma que desplazarte por la ciudad es completamente fácil y accesible para cualquier persona.

Idioma

Aunque el danés es la lengua oficial, la mayoría de los locales hablan inglés, especialmente en zonas urbanas y turísticas como las principales ciudades del país. Sin embargo, aprender unas cuantas frases básicas en danés no solo facilitará tu interacción con los habitantes, sino que también mostrará tu respeto y aprecio por su cultura.

Aquí algunas frases esenciales que todo turista debería conocer:

  • Hola: Hej
  • Adiós: Farvel
  • Por favor: Venligst
  • Gracias: Tak
  • ¿Habla inglés?: Taler du engelsk?
  • ¿Cuánto cuesta?: Hvor meget koster det?
  • Un café por favor: En kaffe, tak
  • Una cerveza por favor: En øl, tak
  • ¿Qué hora es?: Hvad er klokken?
  • ¿Cómo te llamas?: Hvad hedder du?
  • Mi nombre es…: Mit navn er…

Aprender algunas de estas frases no solo te ayudará a comunicarte en situaciones prácticas durante tu visita, sino que también te permitirá conectar de manera más significativa con la gente de Dinamarca por lo tanto te animamos a provechar la oportunidad para sumergirte en la experiencia danesa con un poco de

Moneda oficial

La moneda oficial de Dinamarca es la Corona Danesa, conocida en danés como «krone», y abreviada como DKK. Esta moneda tiene una historia que data de principios del siglo XX, cuando fue introducida para reemplazar al Rigsdaler danés. Desde entonces, ha sido un pilar fundamental de la economía danesa, sirviendo como un símbolo de estabilidad económica en el país.

A pesar de ser miembro de la Unión Europea, Dinamarca ha optado por no adoptar el euro y conservar su moneda nacional. Esta decisión se basa en diversos referendos en los que la población danesa ha votado por mantener su moneda tradicional. Esta elección refleja el deseo de Dinamarca de mantener cierto grado de autonomía económica y control sobre su política monetaria.

El valor de la Corona Danesa frente a otras monedas, como el euro (EUR), el peso mexicano (MXN), el peso argentino (ARS) y el peso colombiano (COP), varía constantemente debido a las fluctuaciones del mercado de divisas aunque en 2024 las equivalencias aproximadas son las siguientes:

  • Euro (EUR): 1 EUR = 7.44 DKK
  • Peso Mexicano (MXN): 1 MXN = 0.35 DKK
  • Peso Argentino (ARS): 1 ARS = 0.028 DKK
  • Peso Colombiano (COP): 1 COP = 0.0015 DKK

Como ya hemos advertido, estas conversiones son aproximadas y pueden variar dependiendo de las fluctuaciones del mercado. Si lo necesitas, el botón de abajo te llevará a una calculadora para convertir la moneda que desees a coronas danesas:

¿Cómo llegar a Dinamarca?

Desde España, la forma más directa y rápida de llegar es por aire. Aerolíneas como Iberia y SAS Scandinavian Airlines ofrecen vuelos directos desde Madrid y Barcelona hasta Copenhague, cubriendo una distancia de aproximadamente 2,000 kilómetros en unas 3 a 4 horas, con precios que rondan entre 100 y 400 euros, dependiendo de la temporada.

También es posible viajar en tren desde Madrid hasta París utilizando servicios como Renfe y SNCF, y luego conectar con los trenes de Deutsche Bahn hacia Copenhague a través de ciudades como Colonia o Hamburgo. Este viaje puede durar alrededor de 19 a 21 horas en total, y los precios oscilan normalmente entre 200 y 350 euros.

Otra opción es tomando un ferry hasta el sur de Inglaterra y de allí otro ferry hacia Dinamarca. Brittany Ferries y DFDS Seaways son dos operadores que manejan estas rutas. Aunque esta opción puede ser más costosa y tomar más tiempo, es ideal para quienes buscan una experiencia de viaje única.

Para los viajeros de América Latina, llegar a Dinamarca implica generalmente varias conexiones aéreas. Desde Argentina, se puede volar de Buenos Aires a Copenhague con escalas en ciudades como Madrid o Amsterdam, usando aerolíneas como Air France, Lufthansa o KLM. Estos vuelos cubren una distancia de más de 12,000 kilómetros y el tiempo total de viaje puede ser de alrededor de 15 a 18 horas, con precios que oscilan entre 700 y 1,200 USD.

Desde Venezuela, las opciones incluyen vuelos desde Caracas con conexiones en París o Frankfurt, operados por Air France y Lufthansa, respectivamente.

Los viajeros de Chile pueden tomar vuelos desde Santiago hacia Copenhague con una escala en Madrid, usando Iberia o en Amsterdam con KLM. Estos viajes duran aproximadamente 16 horas, sin incluir el tiempo de escala, y los precios varían entre 800 y 1,100 USD.

Desde México, Aeroméxico, Air France, y KLM ofrecen vuelos con una parada en ciudades europeas clave. La ruta más común es Ciudad de México-Amsterdam-Copenhague, cubriendo una distancia total de alrededor de 10,000 kilómetros y con un costo aproximado de 800 a 1,200 USD.

Recuerda al planear tu viaje de verificar los requisitos de entrada a Dinamarca, que pueden variar dependiendo el país de origen.